Rafael Torres: «Vivimos una dictadura encubierta. No podemos elegir, sólo sobrevivir»

Periodista y escritor. La última obra de este madrileño de 55 años vuelve a retrotraer a sus lectores al pasado de España, a través de sus protagonistas menos reconocidos. Rafael Torres estudia el pasado y lo compara con el presente. Como conclusión, no obtiene grandes diferencias. La historia se repite.

PRINCESA SÁNCHEZ. MARBELLA Acaba de publicar su última obra, Españoles. Viaje al fondo de un país. ¿Qué pretende transmitirnos con ella?
Este libro pretende ser un esbozo de una parte de la historia del pueblo español, la de los siglos XIX y XX. Una historia que nunca se escribirá porque habría que escribir la de todos y cada uno de los españoles que vivieron en los dos últimos siglos y los que viven hoy.
Usted lo hace a través de la vida de 22 españoles. ¿En qué se ha basado para seleccionarlos?
Me he dejado llevar por su singularidad. Son heterodoxos y chocan con la realidad convencional. Son las historias más gratas de escribir porque sus protagonistas merecen esa posteridad que un escritor puede otorgarles.
El repaso a la historia es una constante en su bibliografía.
Más que la historia, la biografía. La historia es, al fin y al cabo, la biografía de las colectividades. Para conocerla, yo prefiero hacerlo a través del individuo.
¿Anónimo?
No siempre. En esta obra aparecen personajes que, sin ser desconocidos de nombre, lo son verdaderamente. Julio Romero de Torres y Ángel Ossorio y Gallardo son dos personajes ilustrados, famosos, de talento y fortuna. Abrazaron la causa del pueblo español y, por tanto, fueron castigados por la historia oficial.
¿En qué se equivoca exactamente la historia oficial?
No quiero tampoco execrar a la historia oficial. La historia académica se ocupa de cosas grandes: éxodos, hambrunas, capitales. A mí eso no me interesa. Me importa la intrahistoria que construimos todos, los que la padecemos y no aparecemos en los títulos de crédito de la historia. En el caso de España, es más flagrante. El pueblo español ha sido condenado a un papel no sólo secundario sino de mero figurante.
¿Qué o quién es el culpable de esa situación relegada?
Ha sido un problema de castas dominantes. En España, siempre han sido las mismas. Ha sido un país desarticulado u organizado por decreto. Es una nación que nace y lo primero que hace es empobrecerse. El pueblo español fue usado para guerras dinásticas, incluida la que comenzó en 1936. Se destruyó una república y, con un poco de dilación, nos trajeron otra restauración monárquica. El pueblo ha puesto la sangre, el sudor y las lágrimas.
De ahí su aseveración. Asegura que el pueblo no existe.
No, porque carece de articulación y de unidad. Somos ferozmente individualistas por supervivencia frente a un Estado que fue nuestro principal enemigo.
¿Hemos cambiado?
Cuarenta años de dictadura y tiranía mas treinta y tantos de propina… todo eso pasa factura. Las dictaduras envilecen. Aquí no todos, pero buena parte de los jóvenes se dan a la ebriedad, a emborracharse y drogarse. Son el futuro. Con el embrutecimiento que reciben, con los llamamientos al consumo, tienen que poner mucho de su parte para no caer en los errores de la mayoría.
¿De qué ha servido la Ley de Memoria Histórica?
Vino por una razón política. El PSOE quería contentar a los votantes que le concedieron el poder en las penúltimas elecciones. Es una ley que dice pero no hace. Pone en manos de particulares la faena terrible de restaurar y de hallar esos cuerpos masacrados durante la dictadura y darles digna sepultura. España es el país donde más leyes hay y menos se cumplen. Me interesa la necesidad de recordar y saber quiénes somos. A las castas dominantes, no. Siempre los mismos. Ahora PP y PSOE mantienen el turnismo de Cánovas y Sagasta. El viejo régimen en España nunca se fue.
¿Qué opina del papel de Garzón en este asunto?
A todos los que pretendemos movernos de la foto, nos pasa lo mismo, salvando distancias en favor de Garzón. Vivimos en una dictadura encubierta. No tanto para los que ven en la base de la democracia el poder elegir. ¿Entre qué puede elegir aquí la gente? Sólo puede sobrevivir. De ahí, el individualismo. La democracia es una necesidad de convivir con libertad, igualdad y fraternidad.

laopinióndemálaga.es

Anuncios
Publicado en Sin categoría. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: