Garzón ante la Corte

El juez regresa a su despacho en el Tribunal Penal de La Haya con la mente puesta en los tres juicios que le esperan en España

09.09.10 – 00:10

Como a los malos estudiantes, a Baltasar Garzón le espera en la ‘reentré’ del nuevo curso un tribunal examinador, pero no académico sino penal. Después de unas vacaciones itinerantes, dedicado a dos actividades que le apasionan y que ha sabido conectar, la docencia -cursos de verano aquí y allá- y la justicia universal -visitas a Argentina, a Colombia.-, el ex magistrado se reincorpora estos días a su despacho de asesor de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional en La Haya con la mente puesta en el primero de los tres juicios que se le vienen encima en España.
El Tribunal Supremo confirmó este martes el procesamiento del ex magistrado por haber querido investigar los crímenes del franquismo y en breve pondrá fecha a la vista oral. Garzón y su abogado, Gonzalo Martínez Fresneda, llevan meses afilando los argumentos de la defensa y el listado de testigos, que se presume importante. Mientras llega ese momento, el reo de presunta prevaricación no se ha escondido. Desde mediados de julio se le ha visto y oído en distintos escenarios públicos con un mismo mensaje, muy suyo: las víctimas de la violencia colectiva de ayer y de hoy merecen un resarcimiento jurídico y moral por parte de los Estados y de los tribunales de justicia, sea nacionales o cortes internacionales. Eso, y que «ninguna sociedad se ha roto» por investigar los crímenes de su pasado.
Lo ha repetido en los seminarios veraniegos de la Universidad de Jaén en Torres, su pueblo natal, de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, de la Complutense en El Escorial, y otros en los que ha participado. También al otro lado del Atlántico, donde despierta devoción entre quienes sufrieron las feroces dictaduras del cono sur y, a la vez, odios sarracenos entre sus nostálgicos. Estos últimos fueron los que le abuchearon a las puertas del juicio que se sigue en Córdoba (Argentina) al ex presidente Jorge Rafael Videla y otros 30 acusados de crímenes de lesa humanidad durante el último régimen militar.
Tras el periplo latinoamericano, durante el cual escuchó a indígenas colombianos denunciar la violación de sus derechos, Garzón recupera estos días su rutina en La Haya. Hasta ahora, y va para cuatro meses, casi nada ha trascendido de la vida que lleva allí. Vive en el corazón de la ciudad, en el distrito gubernamental y diplomático de Lange Voorhout, que agrupa a varias sedes de organizaciones internacionales e instituciones para operaciones de paz, y donde se ubica también la embajada española en Holanda. En ese entorno, «en territorio enemigo», vio el España-Holanda de la final del Mundial, según confesó en una entrevista reciente. Una anécdota y poco más.
Incluso su propia misión en la CPI sigue envuelta en brumas, como la misma urbe, abalconada al Mar del Norte. De la oficina de Moreno Ocampo no ha salido ni palabra sobre el trabajo que realiza Garzón. Está a las órdenes directas del fiscal jefe como asesor externo. El propio ex juez de la Audiencia Nacional ha apuntado, no obstante, que algunos de los casos en los que trabaja darán fruto pronto, sin precisar más. La Fiscalía de la CPI tiene abiertas causas sobre Sudán (Darfur), República Democrática del Congo, Uganda, República Centroafricana y Kenia, todas ellas por crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad o genocidio, sobre los que tiene jurisdicción la corte. Parece lógico pensar que Garzón esté ayudando en cuestiones de procedimiento jurídico y que su actual jefe quiera aprovechar su experiencia en la búsqueda de caminos procesales imaginativos para ampliar las posibilidades de actuación y capacidades de la Fiscalía.
«Ayudará a definir nuevos métodos de investigar atrocidades masivas. Él tiene mucha experiencia en mafia, guerrillas, crímenes de Estado, nacionales o internacionales», explicó Moreno Ocampo desde Nairobi, donde su oficina quiere proceder contra los responsables de la violencia desatada tras las elecciones de 2007.
«No es su sitio»
Garzón es un adelantado de la justicia sin fronteras -el caso Pinochet y otros prueban su compromiso-, y atisba resquicios donde otros ven el camino tapiado. Algo que siempre le ha distinguido y le ha granjeado elogios y críticas por igual. Hay hitos en su currículo muy interesantes para la CPI. El acoso y derribo al aparato ‘paralegal’ de ETA, (Batasuna y sus distintas reencarnaciones, gestoras, ‘herriko tabernas’, entramado financiero.) al extender el concepto de terrorismo más allá de la mera comisión de atentados pudiera ser aplicable a países como Colombia, donde los tentáculos del narcotráfico y las guerrillas atenazan la vida política. O la experiencia aquilatada durante la investigación y procesamiento de los GAL contra la violencia ejercida por los aparatos del Estado, uno de los asuntos más complejos y recurrentes sobre la mesa de la corte internacional.
Tras la suspensión cautelar de sus funciones, La Haya era una salida coherente con la devoción de Garzón por la justicia universal, aunque algunos amigos reconocen que «no es su sitio». Con todo, la oferta de Moreno Ocampo le facilitó un mutis honroso, aunque limitado. Su fichaje es temporal, siete meses, hasta diciembre. Es su horizonte inmediato. Especular sobre si busca poner una pica en Flandes y consolidar plaza para relevar al fiscal cuando éste termine su mandato en 2012, suena a conjetura hueca.
El ‘Prosecutor Chief’ o fiscal jefe de la Corte Internacional es elegido por los estados adscritos al tribunal. Ha de ser propuesto por su gobierno y someterse a votación. Luis Moreno Ocampo, con amplia trayectoria en el campo penal y de los derechos humanos -adjunto al fiscal Strassera en el histórico juicio de 1985 a las Juntas Militares argentinas- fue aupado al cargo en 2003 sin oposición. Para sucederle, Garzón tendría que ser ofrecido como candidato por el ejecutivo español de turno y obtener el respaldo suficiente.
«Está muy complicado», dice un buen conocedor de la trayectoria del súper juez. El perfil de justiciero alérgico a los límites, poco sumiso al poder o las conveniencias cuando entorpecen su trabajo, ha hecho a Garzón muy popular ante los colectivos de víctimas y gran parte de la opinión pública internacional. A cambio, le persigue merecida fama de impredecible y nada diplomático. Un lastre para optar a un puesto de gran visibilidad, en una institución multilateral donde rigen las leyes penales y cuentan también las relaciones exteriores de los 113 países firmantes.
Franquismo, cursos y Gürtel
Más que en La Haya, los nubarrones se ciernen sobre Garzón en Madrid. La vista oral del Supremo en el juicio que sigue contra él -a raíz de la denuncia del pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias- por haber investigado los crímenes del franquismo podría celebrarse en el último trimestre del año, aunque ahora se hable de comienzos del 2011. La sentencia vendrá meses después. Y aún queda por ver qué pasa con los procedimientos abiertos también en el alto tribunal por las escuchas del caso Gürtel y por los supuestos pagos del Banco Santander y otras entidades para financiar la excedencia de Garzón en EE UU en 2005.
Entre mayo y junio desfilaron ante el juez Manuel Marchena algunos de los pesos pesados de la economía española, los presidentes del Banco Santander, del BBVA y de Telefónica, entre otros, para explicar si dieron o no dinero para sufragar los cursos dirigidos por Garzón en la Universidad de Nueva York, y con qué finalidad. Una condena por prevaricación o por cohecho en cualquiera de estos tres procesos pondría punto y final a su carrera judicial. Un veredicto de culpabilidad implicaría de 12 a 20 años de inhabilitación. Y aunque resultara absuelto en este trance o en posteriores recursos, nada será lo mismo.
Eso en el terreno profesional. En el de los afectos, la familia de Garzón permanece en en Madrid, y también buena parte de sus amistades. Sus colegas de la Audiencia Nacional le añoran tanto como él a ellos. Desde que se fue, el ritual del aperitivo diario con los jueces Pedraz, Andreu, y la fiscal Dolores Delgado en un bar cercano ha perdido fuelle. Bajan sin él «pero no es lo mismo», afirman los camareros.
En el juzgado nº 5, donde Garzón reinó durante 22 años, Pablo Ruz, su sustituto, se va poniendo al día. Ruz conoció los entresijos de funcionamiento de la Audiencia Nacional como auxiliar del juez Juan del Olmo en la instrucción del sumario del 11-M, y ya ha empezado a ver su nombre en los titulares de los periódicos. Abrió diligencias a raíz de las denuncias contra Israel de dos de los españoles integrantes de la ‘flotilla de la libertad’, asaltada en mayo por el ejército judío; ha asumido la competencia sobre la trama Pretoria de corrupción en Cataluña, prohibido algunos homenajes a etarras, y cursado peticiones de información a Francia en relación al caso ‘Faisán’ por el chivatazo a ETA.
No parece que Ruz vaya a dejar que la hierba le crezca bajo los pies. Aun así, lo tendrá difícil para borrar las huellas de su antecesor. Desde su antiguo despacho, Baltasar Garzón Real ha hecho historia. El cerco dejado en la pared por la reproducción barata del ‘Gernika’ que le sigue allá donde va y cuelga ahora en su oficina de La Haya, seguirá ahí. Aunque hayan pintado encima.

LAS CAUSAS DE LA CPI

Darfur (Sudán). Decenas de miles de muertos y desplazados entre la población civil por choques entre milicias. Encausados el presidente Bashir (no detenido) y dos jefes milicianos.
Rep. Democ. del Congo. Facciones guerrilleras y sectores del ejército masacraron civiles en las regiones de Ituri y los Kivu. Cuatro procesados.
República Centroafricana. En 2002 una intentona golpista provocó crímenes y violaciones masivas. Detenido y procesado el ex vicepresidente Bemba.
Uganda. Los combates entre el ejército y el LRA han dejado miles de muertos y alentado el reclutamiento de niños soldado. Hay orden de detención contra cinco jefes guerrilleros.
Kenia. La CPI investigará los incidentes post electorales en 2007, con más de 1.200 muertos.

LAS CAUSAS CONTRA GARZÓN

Memoria Histórica
El Tribunal Supremo juzgará si Garzón prevaricó al declararse competente para investigar los crímenes del franquismo.
Anuncios
Publicado en Sin categoría. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: