Preparando el futuro y recuperando la Memoria

Miguel Ángel Martínez, vicepresidente del Parlamento Europeo

10/05/2010 – 11:55

No hay una quincena en que a nuestra crónica no lleguen buenas y malas noticias sobre Europa. En lo positivo hoy destacaremos la visita que ha hecho a la Eurocámara en Bruselas un grupo de dirigentes socialistas de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de San Vicente. Toledanos de pro, comprometidos con el bienestar de sus convecinos y el progreso de su tierra. Mostraron notable interés por conocer el funcionamiento de las Instituciones Europeas y por identificar programas de los que su comarca pueda beneficiarse. ¡Cómo se le cargan a uno las pilas conviviendo con visitantes como éstos! ¡Y cuánta indignación siente uno ante generalizaciones difamatorias contra quienes están en la política, al comprobar la generosidad y la entrega de hombres y mujeres dedicados como éstos al servicio de su comunidad! En el lado positivo también estuvo un largo encuentro con el amigo y tocayo Moratinos, pasando revista a la labor que nuestro Gobierno viene realizando en los cuatro meses que llevamos presidiendo la Unión Europea. La eficacia, la constancia y la experiencia, junto al talante del Ministro llenan a quienes con él colaboramos de confianza, cargándonos de razón para seguir admirándole.

Motivo de satisfacción y aliciente para seguir trabajando ha sido el éxito de la Presidencia y del propio Moratinos en las reuniones que han producido la puesta en marcha del Servicio Europeo de Acción Exterior, es decir del Cuerpo Diplomático de la Unión Europea, establecido por el Tratado de Lisboa. Como hemos comentado alguna vez, la Unión Europea cuenta ahora con todo lo necesario para convertirse en un actor global destacado, capaz de funcionar en el escenario mundial de la globalización, defendiendo eficazmente los intereses de europeas y europeos, y también promoviendo un mundo más justo, más estable, y más pacífico. Para ello, entre otras cosas, va a hacer falta un personal cualificado, para las 138 representaciones -las “Embajadas” que la Unión va a tener en los cinco continentes-. Eso supone más de siete mil diplomáticos que operarán según un organigrama y un mecanismo de reclutamiento y de formación que la Presidencia española ha conseguido poner en marcha la semana pasada en una reunión interminable, en la que el buen hacer del equipo que encabeza Moratinos consiguió poner de acuerdo a quienes, de partida, defendían posiciones muy alejadas. Ahora le tocará al Parlamento modular las propuestas del Consejo de Ministros, pero estoy convencido de que la cosa ha quedado bien embocada y que en pocas semanas quedará concretada; quedará mucho por hacer en la implementación de lo ahora decidido, pero ahí quedará para la Historia que fue bajo la Presidencia y la inspiración de España como la Unión Europea inició su andadura diplomática por el mundo…

En cuanto a novedades, algo menos optimista me siento en lo que hace a la llegada a la Eurocámara de los 18 Eurodiputados y Eurodiputadas que el Tratado de Lisboa añade a los que fueron elegidos el año pasado cuando todavía estaba vigente el de Niza en la Unión Europea. Recordemos que por aquella norma, España perdió diez escaños, fruto de la equivocada negociación del Gobierno que presidía José María Aznar, siendo el nuestro el país que más puestos bajó en la Eurocámara, en la que la Administración del PP no creyó nunca demasiado. Ahora comprobamos que a partir de Lisboa el Parlamento ha ganado cotas de competencia decisivas en el quehacer comunitario. Valga el recordatorio para sentir alivio porque, con el nuevo Tratado, España es el país que más escaños recupera: cuatro de los dieciocho en que aumenta su aforo el Europarlamento. Algunos creíamos ingenuamente que esos colegas -dos de ellos Socialistas- se incorporarían a la Cámara en el momento en que el Tratado de Lisboa entrara en vigor. Estábamos equivocados: hacía falta que cada país beneficiado -doce lo son, y ninguno pierde escaños, mientras la mayoría se queda como estaba- tuviera previsto ya en la convocatoria electoral del año pasado quién ocuparía las nuevas vacantes. Y Francia no lo previó…

Tanto el Consejo como el Parlamento, tratan de encontrar fórmulas para que la Eurocámara integre lo antes posible el número total de escaños previstos en el Tratado de Lisboa. Pero hay una gran resistencia a que de Francia puedan llegar dos diputados nacionales y, por lo tanto, no elegidos directamente para el Parlamento Europeo. La Comisión Constitucional del Parlamento ha dado un interesante paso adelante, gracias a la gestión siempre inteligente del colega del PP, Íñigo Méndez de Vigo, y el Pleno ha ratificado la correspondiente recomendación. Si todo va bien, quizá incluso todavía bajo Presidencia española, una Conferencia Intergubernamental de todos los Estados miembros, podrá liquidar en unos minutos la cuestión de los nuevos escaños, ya consensuada. El problema es que entonces cada uno de los 27 Estados tendrá que ratificar esa modificación y el proceso puede demorarse mucho, por lo menos hasta entrado 2011. La solución que algunos proponemos es que los dieciocho nuevos colegas vengan en condición de Observadores, para irse familiarizando con nuestra labor, que será la suya. A nosotros nos corre más prisa que a otros, porque uno de los cuatro españoles que deben integrarse es Sergio Gutiérrez, Secretario General de las Juventudes Socialistas de España, toledano, y que será un extraordinario refuerzo para nuestro trabajo y para la presencia castellano-manchega en la Eurocámara.

Explicar lo inexplicable

Igualmente preocupantes e incómodas han sido las explicaciones que hemos tenido que ir dando a propios y a ajenos en nuestras relaciones europeas sobre varios temas, bien poco edificantes y que, trascendiendo nuestras fronteras, están llenando páginas y espacios en los medios de comunicación por toda Europa. Me refiero sobre todo a lo que muchos llaman el caso Garzón, es decir, el proceso de acoso que viene sufriendo el juez por haberse atrevido a abrir causa investigando los crímenes de la dictadura franquista; por cierto, que la semana pasada se recordó en España y en Europa el criminal bombardeo de Gernika por parte de la aviación nazi de Hitler al servicio de su compinche, el Generalísimo.

Con respecto a Garzón poco puede decirse más ni mejor que lo que ha declarado públicamente Felipe González que, además, recordó que el juez no es precisamente fruto de su devoción. Felipe ha dicho sencillamente que lo de Garzón es incomprensible y por lo tanto inexplicable. Y ha añadido que lo que es incomprensible no puede ser justo. Me apunto a su versión. Pero añado que yo estoy sufriendo al no poder explicar lo que no puede explicarse a quienes me piden razonable y justificadamente explicaciones al respecto. Porque los que me preguntan son amigos de España y no les casa con lo que piensan de nuestro país lo que está sucediendo con un hombre que ha alcanzado una fama merecida por muchas razones. Entre otras, la de haber procesado a otro criminal: al General Pinochet, que permaneció durante meses en prisión domiciliaria en Londres, siendo objeto de información diaria en los medios de Europa y de América.

Pero si no puedo explicar lo que la Justicia le está haciendo a Garzón, tampoco puedo argumentar a quienes, espantados, me dicen que cómo es posible que siga existiendo y funcionando la Falange a quien, en su justa comprensión de la cuestión, se identifica con lo más indigno del Partido Nazi de Hitler o el fascista de Mussolini. ¡Pues sí, señores! La Falange existe, funciona y se permite llevar ante los Tribunales al juez Garzón por tratar de identificar a miles de hombres y mujeres que han pasado 70 años o más en fosas comunes donde, en la mayoría de los casos, les arrojaron sus asesinos, pistoleros falangistas. Que no: que tiene razón Felipe González; que esto ni hay quien lo entienda ni quien pueda explicarlo. Y un comentario más que me hacía ayer una paisana, de la generación de quienes nacieron todavía durante “nuestra” guerra. Me decía textualmente: “pero si lo que denuncian esos Magistrados es que Garzón no tenía competencia para juzgar los crímenes de la dictadura, ¿por qué no nos explican quién tiene competencia para hacerlo? …¿O es que lo que quieren decir es que esos crímenes no pueden ser juzgados por nadie en este país? A ver qué me contestan los doctores que en materia de leyes tiene la sociedad.

Conste que no menos desagradable a la hora de dar explicaciones, ni menos complicado, me ha resultado contestar a media docena de colegas y amigos rumanos que me preguntaban por lo del panfleto del PP de Badalona. Alguno de ellos, más informado, se exaltaba diciendo que no era sólo cosa del candidato a Alcalde de la localidad: que él había visto cómo repartía la publicación por la calle la máxima dirigente de los Populares en Cataluña… Y me lo decía en el día en que en Bruselas se ponía en marcha el Grupo contra el racismo, el antisemitismo y la xenofobia. Sólo aclararé que al cabo de un par de días, la Dirección del Partido Popular había pedido excusas y ¡Santas Pascuas! Sin la menor sanción para quienes, para rematar la faena, habían aclarado que ellos denunciaban no tanto a los rumanos como a los gitanos de esa nacionalidad. Como decía uno de mis clásicos: “no le pongas azúcar, que sabe peor”.

Memoria Histórica

En esto de la Memoria Histórica también se han producido en Bruselas noticias tranquilizadoras y generadoras de esperanza. Me refiero al proyecto de la Casa de la Historia europea, que yo llamo Museo de la Memoria Histórica de Europa, en el que yo vengo trabajando con mucho interés y que en estos días ha dado un salto importante. En efecto, es este un tema del que hemos hablado varias veces con lectoras y lectores. Pues bien, estamos avanzando en la fase en que los doce estudios de arquitectos preseleccionados andan preparando sus anteproyectos para adaptar a sus nuevas funciones el magnífico edificio adquirido por el Parlamento Europeo, apenas a unos metros de su sede. Dentro de poco sabremos cuál de los candidatos -o cuáles, puesto que pueden quedar para una fase final hasta dos o tres- será el encargado de enfrentarse al reto de presentar su propuesta definitiva.

Para seguir adelante con esta iniciativa, de cuyo Patronato soy Vicepresidente, dirigiendo además el Grupo que el Parlamento Europeo ha designado de su Mesa para el contacto con fuerzas políticas, Grupos parlamentarios, personalidades y sociedad civil, he estado también involucrado en la convocatoria de plazas para Director y ocho colaboradores científicos que constituirán el equipo que dirigirá el Museo durante su instalación y luego cuando se inaugure en 2014, justo un siglo después de que estallara la I Guerra Mundial. El 23 de abril se cerraron las fechas para presentar candidaturas y en unos días veremos quienes han postulado para tan fascinante tarea. También me ha tocado explicar, para divulgarlo y ganarle apoyos, todo este proyecto, tanto en la Comisión de Cultura y Educación del propio Parlamento Europeo, como asistiendo en Salamanca al Encuentro Internacional de Centros de Memoria y clausurando el mismo dando a conocer lo que será la iniciativa de la Casa de la Historia europea. En unos días me tocará pronunciar una conferencia sobre el mismo tema en la Universidad de Valencia. Y de ello daremos cuenta en una de nuestras próximas eurocrónicas. Por cierto que, por Europa, nadie cuestiona la necesidad de impulsar y divulgar cuanto se refiere a la Memoria Histórica. Tampoco quienes en España son partidarios de la amnesia y hasta ven en la iniciativa sentimientos de odio y deseos de venganza que sólo ellos perciben.
¡Allá cada cual con su conciencia!

Lanzadigital

Anuncios
Publicado en Sin categoría. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: